Las mudanzas cuando son nacionales o internacionales, merecen otro tipo de recomendaciones y una planificación especial si el traslado se realiza a países, como: Alemania, Francia, Mónaco, Holanda, Italia, o Suiza, Bélgica, por ejemplo. El objetivo es evitar daños en el mobiliario y enseres, contactando con la empresa de mudanzas con anterioridad entre dos o tres meses, para solicitar el presupuesto competitivo y adaptado a sus prioridades. La empresa de transporte preguntará los datos relativos al domicilio, destino, fecha de traslado, etc. Generalmente sugieren la visita de su personal, para valorar el volumen de todos los bienes que se deben transportar. Otros aspectos que se tienen en cuenta, para realizar en las mejores condiciones la mudanza, son: medios técnicos y materiales, embalaje, ascensores, elevadores de fachada, accesos y otros datos importantes para los transportistas. Además de cumplimentar el formulario de presupuesto de la empresa.

En este tipo de mudanzas es aconsejable comentar todas las necesidades y prioridades para contar con un servicio personalizado, mostrando al personal que realiza la visita todo lo que pretende llevar, incluido transporte de moto nacional / internacional que lleva a cabo la empresa. Esta información es necesaria, para que los profesionales entreguen el presupuesto más competitivo, con las distintas alternativas. Reservar con tiempo suficiente la fecha de traslado es lo más conveniente y los mejores meses dependerán de las fechas consideradas. Las temporadas altas son Junio, Julio y Agosto con más demanda y las bajas son Febrero, Marzo y Octubre que son los más adecuados. Los fines de semanas, festivos y puentes, son días muy solicitados para portes y mudanzas que se deberán reservar con más tiempo.

La confianza en la empresa que se elige para la mudanza es un factor de importancia, porque se puede requerir el pago anticipado de este tipo de servicios y es perfectamente legal. Hay que reconocer que lo barato, no siempre es lo más conveniente y en esta clase de mudanzas asegurar el mejor servicio, es lo mejor para el éxito del traslado garantizando las pertenencias en grupajes o mudanzas compartidas. Se pueden consultar los tipos de coberturas que tienen y los seguros. Otras recomendaciones a tener en cuenta, son:

– Planificar el consumo de todos los alimentos, para poder disponer del refrigerador el día del traslado dejándolo completamente vacío. Además de limpiar y descongelar con tiempo, nunca el mismo día de la mudanza.

– Realizar la preparación de la mudanza con anticipación y no dejar todo para último momento, repasando lo que se necesita realmente y descartando aquello que no se utiliza.

– Consultar con tiempo en la empresa de transportes, sobre el servicio de montajes de muebles para contar con personal capacitado si lo necesita.

– Consultar con el transporte si se realizan servicios adicionales para fijaciones de cuadros, conexiones de lámparas y otros accesorios, porque el servicio no incluye esta obligación, ni tareas de fontanería o electricidad.

– Informar con tiempo a la empresa sobre objetos de valor o delicados para sus transportes y embalajes, así como protección especial.

– Dejar los niños y mascotas con familiares o amigos para organizar mejor todo el traslado.

– Conservar los artículos y enseres de primera necesidad, si se sabe que la mudanza durará varios días, o consultar a la empresa para contratar el servicio de guardamueble.

– Asegurarse de cerrar bien los servicios de gas, luz, y agua, además de puertas y ventanas.

– Mantener en sitios de fácil ubicación los contratos, DNI, documentación, cartillas, etc., para que no sean embalados si se requiere contar con ellos.

– Identificar las cajas para una búsqueda más ágil desembalando sin inconveniente y reconociendo fácilmente lo que se guarda, sobre todo si se necesitarán los objetos de forma inmediata, después de su entrega final.

– Revisar los armarios para asegurarse de que están vacíos, antes de desmontarlos y no olvidar nada.

– Deshacerse de cosas inútiles que ocupan lugar sin necesidad.

– Informarse sobre las cargas compartidas, que son uno de tantos servicios para reducir los costes, trasladando los muebles junto con otros portes o cargas.

– Disponer de las joyas, objetos pequeños de gran valor o dinero y no embalar para enviar con la mudanza, para no perderlos en caso de siniestros.

Contar con una empresa profesional evitará inconvenientes que pueden surgir y permitirá que la mudanza se lleve a cabo en las mejores condiciones. Un traslado sin estrés solo se realiza dejando en manos de expertos, que saben cómo desempeñar la tarea con la eficiencia que espera.